El poder de la mente en el quirófano

el poder de la mente en el quirófano

por gabriela gardelin


Quiero compartir contigo la historia de una de mis lectoras de Volando Juntos. Dice así...

"Te contaré un poco sobre algunas de las intervenciones quirúrgicas; de las cuales pienso que, mi humanidad ha sido sometida a ellas, porque a través de las mismas debía aprender muchas cosas que hoy comprendo; especialmente después de mi tercera intervención en el año 2009 y última y muy reciente intervención.

El día lunes, 26 de julio de 2010 fui sometida a una riesgosa  intervención de mi columna lumbosacro, debido a que desde hace algún tiempo me venía sintiendo muy mal por los intensos dolores que me estaba provocando la presunta lesión de mis discos y vertebras. 

Después de realizarme muchos estudios, resonancias magnéticas y luego de producirse un intenso dolor en mi pierna y pie derechos; acompañados por constante hormigueo generalizado en manos y pies y pérdida de fuerza para mantener entre mis dedos la presión de un simple papel; se desencadenó una repentina paralización general de mis funciones motoras, lo cual me obligó a buscar la asistencia urgente de un excelente neurocirujano y traumatólogo que me venía tratando desde el año 2006. 

El Médico, quien luego de observar las diversas radiografías y resonancias magnéticas, decidió que no se podía esperar más tiempo para realizar dicha intervención porque presentaba riesgo de daño medular; pero aunado a esto existía otro riesgo y era el de la anestesia; ya que anteriormente había sufrido en una intervención en mi rodilla izquierda, un shock anafiláctico, con un consecuente paro respiratorio; siendo éste el evento al cual hice referencia anteriormente y el que me llevó a comprender que existe un mundo paralelo al nuestro y de que, si usamos nuestra mente correctamente podemos lograr grandes cambios; tanto internos como externos.

Retomando el caso de mi reciente intervención de columna, te aseguro que para mi no era grato el saber que sería sometida a dicha intervención en la cual me sería colocado un Sistema de Neutralización Dinámica (DYNESYS); pero, mi médico muy amable y cariñosamente se encargó de explicarme en qué consistía, influyendo en mi psique de una forma muy segura y controlada de aceptación. 

Ciertamente en un principio tenía mucho miedo, pero logré controlarme y decidí que sería la mejor de las intervenciones de todas las que había tenido. Comencé a trabajar mi percepción de lo que me esperaba; colocando todo en un nivel de seguridad muy hermoso y positivo, haciendo uso también de las redes de Facebook y otras para canalizar mis energías dándole a conocer a todas mis amistades y familiares que mi posición con respecto a esta intervención era la más hermosa y positiva.

De inmediato comencé a recibir maravillosa comunicación de retorno y muy buenos mensajes a favor de mi intervención; por lo tanto, mucha vibra positiva. Esto me fortaleció y recibí esa carga de energías como si cada una de ellas, conjuntamente con las mías se unieran para formar una especie de globo cristalino y puro de sanidad que me acompañaría hasta después de mi próxima intervención.

El día anterior a mi intervención, envié un gran mensaje a todos a través de Facebook en el cual les informaba que muy pronto estaría de regreso ante la red y en las mejores condiciones; esto fue un envío de fortalecimiento de energías que el universo me devolvió con gran fuerza y como cosa extraña para mi y muy diferente a lo que en otras intervenciones había vivido, el día de mi intervención; en cuanto a la preparación previa para cualquier intervención en lo referente a hidratación, tratamiento preoperatorio y cosas así; nada de eso me fue aplicado y algo que no he mencionado es que, soy de hemoglobina muy baja y para ese entonces mi hemoglobina estaba en 13.5 y mi tensión en excelentes niveles…todo muy bien, de hecho hasta desayuné.

Llegado el momento de trasladarme al quirófano, la enfermera me entregó mi equipo de cambio; estéril, procedí a vestirme y me pasé a la camilla en la cual sería trasladada al quirófano; me despedí de mi madre, de mi hija y de mi esposo y otras amistades que allí se encontraban y me relajé. Ya en la sala de espera para ingresar al quirófano, me dejaron en dicha sala por largos minutos, los cuales utilicé para enviarle mensajes a todo mi organismo y especialmente a mi columna. A cada ratito se me acercaba alguien; médicos, enfermeras y me animaban con sus sonrisas y palabras de aliento; en un momento de esos sentí que alguien se había acercado a mi, por el lado izquierdo de mi cabeza, pero no le veía; tan sólo percibía que estaba allí, a mi lado.

Vinieron por mí y una vez en el quirófano, todos me saludaron y se presentaron; mi neurocirujano me hizo una broma que me provocó risa. Comenzó el proceso de preparación en el cual sentía que mi cuerpo estaba en total relajación y mis venas se habían ocultado, por lo cual utilizaron un envase caliente y lo frotaban en mi brazo izquierdo. Me explicaron que eso ocurría por el frío del área de quirófanos; de inmediato mis venas se hicieron visibles y la anestesióloga muy amablemente me insertó la aguja la cual no sentí para nada y es todo lo que recuerdo hasta allí.

Cuando desperté, recuerdo que me vi chateando por el face...muy feliz; me sentía muy normal y pensaba que aún no me habían intervenido por que no había dolor de ningún tipo, ni efectos de anestesia. Cuando me trasladaron a la habitación se encontraban presentes muchas personas esperándome; algunas de las cuales no conocía, ya que eran amistades de mi hija. Les saludé como si nada me hubiese acontecido y muy sonriente, por lo cual todos se maravillaron; no me dejaban hablar por el temor a que me llenara de gases; pero yo me sentía maravillosamente bien. Mi madre agradecía tan buena reacción a Dios. Por petición del camillero y enfermeras me pasé por mis propios medios a la cama de la habitación con mucho cuidado, siempre boca arriba; repito, no había dolor intenso, sino muy leve; tal vez porque estaba recibiendo tratamiento por vena, pero te aseguro que ha sido la más maravillosa y hermosa intervención por la que haya pasado.

El doctor le explicó a mi familia que vendría por la mañana para levantarme y ponerme a caminar, pero aproximadamente a las 8:00 de la noche; sentí una gran necesidad de levantarme y le pedí a mi mami que me ayudase un poco, lo cual hizo con mucho amor y cuidado. Lo logré; mi mamá llamó a la enfermera quien me dijo que no me parara de repente y que esperara un rato por si acaso me mareaba; pero nada de esto sucedió y pude dirigirme al baño,  luego caminé tranquila por la habitación. Dormí muy bien toda la noche.

Al día siguiente muy temprano llegó el Doctor quien me dijo: vamos a pararte y le respondí que ya me había parado y hasta me había bañado sola; él se alegró y me felicitó, procediendo a revisar mi herida, la cual había quedado muy bonita y no tenía puntos externos. Me explicó que había usado un tipo de sutura especial e interna que no requería retiro de puntos o sutura; y nos explicó que, en el momento en el cual abrieron mi espalda, observaron que mi columna parecía una gelatina. Para mi regocijo y el de ellos, se percataron de que los discos no estaban rotos, sólo aplastados, más no dañados; por lo cual no fueron sustituidos y se conservan muy sólidos y sanos, tan sólo colocaron seis tornillos y unas mangueritas.

En este momento en el cual escribo (02/10/2010) y en el que, aún no cumplo los tres meses de intervenida, me siento excelentemente bien y ya he vuelto a mis actividades normales; claro con mucha precaución, ya que aún debo concretar un reposo de seis meses. Recibí tres semanas de terapia con electricidad, láser sobre la herida, masoterapia y algunos ejercicios de fortalecimiento de mis miembros inferiores, los cuales me resultaban innecesarios, ya que todas mis facultades motoras se mantienen estables y en funcionamiento normal.

Es parte de mi historia reciente, en un quirófano…estoy absolutamente convencida de que cuando hacemos uso de nuestra mente positiva y generamos pensamientos absolutamente positivos…todas las fuerzas del Universo Cósmico se confabulan y actúan a nuestro favor. Esta, es una demostración de que la Ley de atracción actúa sobre lo que pedimos, bien sea positiva o negativamente; consciente o inconscientemente; por lo tanto se hace necesario que controlemos el flujo y enfoque  de nuestros pensamientos. Esta Ley actúa como una especie de boomerang y nos devuelve lo solicitado con creces."

Autora: GABRIELA GARDELIN

Sesiones a Distancia con Gabriela Gardelin

Cursos dictados por Gabriela Gardelin

 

    
 

 
 

 

Ir a Blog sobre Ley de Atracción y Pensamientos Positivos

 

 

 

sesiones a distancia

Gabriela Gardelin ayuda a cientos de personas de todo el mundo. Sesiones para Mejorar Cualquier Problemática en Tu Vida. Sesiones con Símbolos Cuánticos y Frecuencias Pleyadianas

más información

talleres por internet

Gabriela Gardelin es una Reconocida Conferencista Internacional que Ayuda a las Personas a Descubrir una Vida Mejor TALLERES ONLINE, SOLO NECESITAS UNA CONEXIÓN A INTERNET

más información

oraculo pleyadiano

Gabriela Gardelin es Canalizadora de Seres de Luz y gracias al Oráculo Pleyadiano Canaliza Mensajes Espirituales para Ti Puedes pedir Guía Divina sobre cualquier Área de Tu Vida.

más información

Sesiones a Distancia

 

Gabriela Gardelin te ayuda en cualquier área de tu vida. Solo hay que ReProgramar Tu ADN Energético.

Sesiones a distancia con Símbolos Cuánticos y Frecuencias Pleyadianas.

Recuerda "Todo Problema Tiene una Solución".


Símbolos Cuánticos

Los Símbolos Cuánticos son Códigos de Luz y Portales Interdimensionales que se activan según lo que tú necesites en este momento de tu vida.

más información

Frecuencias Pleyadianas

Re-Codifica tu ADN Energético con las Frecuencias Pleyadianas. Sana registros negativos de esta vida y de vidas pasadas. Activa potenciales futuros.

más información